La economía donut: el paradigma para el siglo XXI

143
0
Compartir:

 

“La economía no funciona”. Algunos economistas los venían diciendo desde hace rato pero nadie ha sido tan clara y contundente en expresarlo y demostrarlo, como la académica de Oxford, Kate Raworth.

Ella que es economista se autodefine como una renegada de esa disciplina. Considera que las obsoletas teorías económicas han permitido y prácticamente legitimado la existencia de un mundo en el que persiste la pobreza extrema, se dispara la desigualdad y la riqueza de los superricos aumenta año tras año, a costa de la explotación desenfrenada del planeta al tal punto que coloca serio peligro nuestro futuro y el de las otras formas de vida.

Para colmo de males, apunta Raworth, la economía  ha sido incapaz de predecir y menos impedir, las crisis financieras que han sacudido los cimientos de nuestras sociedades.

En su libro, “La economía donut”,  Kate Raworth propone la hoja de ruta para delinear, a través de siete pasos,  el nuevo paradigma económico para el siglo 21. Un modelo vanguardista y refrescante que según ella satisface las necesidades de todas las personas, pero dentro de los límites del planeta.

 

 

Economista Kate Raworth

Sin ningún reparo Amazon lo describe como el libro más recomendado del momento, afirmando que la autora deja al “emperador económico al desnudo”. Destaca el mérito de que la propuesta no se queda solo en la crítica sino que propone los pasos para la construcción de una economía diferente que ponga por delante el bienestar humano y planetario y la salud de ambos.

Está clara en que el indicador del crecimiento es el PIB, pero debería ser la prosperidad humana y para alcanzar ese fin  hay que plantearse qué tipo de mentalidad económica, instituciones, políticas y estructuras hacen falta para ello. Raworth sostiene que en lugar de perseguir un PIB cada vez mayor, es hora de descubrir cómo prosperar de forma equilibrada.

Una visión inspiradora

Hace unos años ella esta profesora de Oxford tuvo una visión: la economía del siglo XXI debería tener forma de dona, o en inglés donut.

Recordemos que la imagen imperante del progreso económico ha tenido una forma muy diferente: es una línea de PIB ascendente e infinita. Raworth propone sustituirla por un círculo que refleje un sistema justo para las personas y para el planeta.

En ese donut alternativo se tendrían en cuenta las necesidades básicas de las personas; agua, empleo, educación e igualdad y las limitaciones del planeta; contaminación atmosférica, cambio climático, feminismo, pérdida de biodiversidad…

Adictos al crecimiento

La adicción al crecimiento que impregna todo lo económico es uno de los principales obstáculos para cambiar a la mentalidad donut, amén de que no hay nada en la naturaleza que crezca infinitamente.

“La realidad ha demostrado que el crecimiento no soluciona la desigualdad ni tampoco está resolviendo la cuestión medioambiental. El PIB no puede ser el objetivo porque entonces siempre ganará a la redistribución y a la regeneración”.

Lo cierto del caso es que la propuesta de la economía donut comienza a permear: En Holanda, el libro de Raworth llegó hasta un debate parlamentario. Otra señal de que esta  idea redonda está calando, es la  reciente participación de la economista en el foro de Davos (Suiza) y tomó protagonismo en las Naciones Unidas.

También empresarios, directivos y políticos contactan con ella a diario diciéndole: “Queremos ser un donut, ¿cómo lo conseguimos?”.

En Costa Rica el tema comienza a ser de interés. Recientemente la embajada de Holanda y Holland House organizaron un foro virtual en el que la mismísima Kate Raworth, economista y creadora del modelo de la Dona, habló sobre este innovador paradigma.  También el tema estuvo presente en el reciente congreso de Ambiente y Energía, de la Cámara de Industrias.

Claro que la propuesta adquiere día con día más acólitos. Y nada puede ser más prometedor y atractivo que un revolucionario modelo económico que propone  para este siglo 21 justicia social y dejar de buscar riqueza a costa de los límites ambientales.

 

Compartir:

Deja tu comentario

Este sitio utiliza Akismet para disminuir el spam. Aprenda más de como sus comentarios son procesados.