La fábrica inteligente abre las puertas a la industria del Siglo 21

246
0
Compartir:

 

Por: Ana Madrigal

Esta fue una de las conferencias del Congreso  Virtual que  convocó recientemente el Colegio de Ingenieros Eléctricos, Mecánicos, Industriales y afines, CIEMI, uno de los cinco colegios profesionales que conforman el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos, CFIA

El tema fue expuesto por el ingeniero Ronald Bolaños Maroto, experto en sistemas inteligentes, empresario tecnológico y profesor universitario.

Bolaños explicó que aunque la fábrica inteligente parece de entrada un asunto de ciencia ficción, la verdad es que ya está operando en muchos países del mundo y la industria costarricense también debería evolucionar hacia ese nuevo paradigma que arrojará innumerables beneficios no solo para el sector y la economía del país, sino también para el medioambiente.

Esta fue la entrevista que concedió el Ing. Ronald Bolaños a Costa Rica 2050

-¿Qué es una fábrica inteligente y de qué manera impactará a la industria?

-Es aquella en la que se digitaliza la actividad  industrial, con la introducción de distintas tecnologías como la robótica, la impresión 3D, la analítica de macrodatos y el internet de las cosas, IoT, que permite conectar a la red distintos dispositivos

La fábrica inteligente aumenta la productividad y la rentabilidad y hará a las empresas más eficientes y más flexibles. Al incorporar de manera intensiva la electrónica y la informática permitirá la  fabricación de productos personalizados a bajo costo y generará nuevos modelos de negocios de mayor valor agregado. Es decir, en lugar de vender productos la fábrica podrá vender servicios.

Por ejemplo, en vez de vender un aire acondicionado, ahora la empresa estará en condiciones de vender un servicio de climatización y los otros servicios asociados: mantenimiento predictivo del equipo, sistemas para bajar el consumo de energía, etc…

En resumen,  dará lugar a una producción sostenible con esmerada protección al ambiente, transparencia, calidad, optimización de la producción y seguridad. Sin duda va a cambiar la forma en la que se produce, se trabaja y se comercializa.

¿Está preparada  la fuerza laboral la industria costarricense  para transitar y prosperar en un mundo en constante y acelerado cambio tecnológico?

-No, en realidad tenemos poca gente debidamente preparada en estas herramientas. Para que la industria esté preparada para este cambio tecnológico que se avecina deberíamos masificar el conocimiento de estas nuevas tecnologías, a través de lo que yo llamo una “alfabetización digital”, que hoy solo alcanza  a gente que trabaja en zonas francas y empresas transnacionales.

¿Cómo se corrige eso?

-El país debe hacer un gran esfuerzo para que esas tecnologías se introduzcan en el sistema educativo desde el nivel medio, educación técnica y vocacional e integrarla en la educación superior; en especial en las carreras de ingenierías para poder contar de verdad con los técnicos y especialistas que se requieren para este nuevo paradigma.

¿Entonces el principal obstáculo para avanzar en la alfabetización  digital es el sistema educativo?

– Yo diría que sí, habría que cambiar todo el modelo educativo, porque hasta hoy hemos tenido la idea de que quien tiene el conocimiento es el maestro y por eso es quien enseña. Eso está creando una barrera importante porque las nuevas generaciones están  mejor preparadas en el aspecto digital que sus profesores. Es por eso que debemos pensar en cambiar el rol del maestro o profesor y que en lugar de que sea el poseedor del conocimiento sea más bien un facilitador que estimula y motiva al estudiante para que busque y explore ese conocimiento que hoy en día está disponible en internet.

-¿Sin esa barrera se avanzaría hacia el desarrollo de capacidades digitales que requiere la industria de este siglo?

-Se avanzaría mucho. Otro gran reto para  enrumbar al país hacia la fábrica inteligente es virtualizar la educación, sobre todo en la educación pública. Vale la pena replantearse la idea de que el Estado siga pagando maestros y profesores en lugar de invertir esos dineros en becas o subsidios para que todos los estudiantes, independientemente de su perfil económico, puedan asistan a centros educativos privados de gran calidad. Los profesores deberían convertirse en facilitadores, en tutores que ayuden a aplicar el conocimiento en la resolución de problemas.

¿En qué punto está la fábrica inteligente en Costa Rica?

Obviamente aquí las primeras en introducir y aterrizar este concepto son las transnacionales porque reciben los modelos de sus casas matrices. Sin embargo,  creo que en nuestro país el cluster médico va a llevar la batuta en esta materia porque tienen los recursos el conocimiento. Y mientras el país debería ocuparse de formar el capital humano para que estas empresas encuentren aquí la fuerza laboral que ocupan para impulsar esta transformación productiva.

¿Cuáles son esas tecnologías que hacen que una fábrica sea inteligente?

-Realidad aumentada, robótica, impresión 3 D, Internet de las Cosas,  software de simulación, gemelo digital, y en conjunto le dan un mayor impulso en el marco de la pandemia a otras disciplinas como la biología sintética, bioeconomía. La convergencia de tecnologías digitales  nos va a brindar nuevas formas de hacer las cosas. Por ejemplo se me ocurre que podremos construir plásticos más ecológicos o bioplásticos. Llegará el momento en que una papa en lugar de producir almidón, podrá con modificación genética  producir plástico.

En el área de ciencias de la vida y Costa Rica tiene una gran oportunidad porque el sector de industria médica es muy fuerte en el país y utilizando nuestra rica biodiversidad podríamos alcanzar una revolución de alimentos que sean saludables. La convergencia de tecnologías en distintos campos va a revolucionar la forma en la que producimos las cosas.

¿Sustituirá la Fábrica Inteligente cabezas pensantes por inteligencia artificial o serán tecnologías que más bien suman y no sustituyen?

De lo que se trata es de potenciar nuestra mano de obra. Yo lo que digo es que todas estas tecnologías lo que van a hacer es darle a nuestro personal técnico superpoderes, van a ampliar nuestras destrezas y capacidades y eso aumentará la producción y va a permitir el trabajo a distancia.

¿Cree que el fenómeno de contagio tecnológico ayude a acelerar el proceso de trasformación de las fábricas  en el país?

Si, yo creo que aquí el cluster de la ciencia de la vida está en capacidad de liderar este proceso alineando a todos los sectores: productivo, la academia, y el gobierno y definir la ruta que permitirá ir soltando los “cuellos de botella”. Aquí debemos actuar como país, entre más preparado esté un estudiante mejores salarios y calidad de vida logrará.

Para más información: WA 72690948 o consultores@mecsoftcr.com

Compartir:

Deja tu comentario

Este sitio utiliza Akismet para disminuir el spam. Aprenda más de como sus comentarios son procesados.