El INA se resetea para generar talento para la Cuarta Revolución Industrial y disparar la empleabilidad

204
0
Compartir:

·        Nuevo jerarca vislumbra resultados positivos en pocos meses

·        El eje central de la modernización será la prospectiva

·        Modernización armonizará oferta académica y demanda empresarial

A lo largo de los años ha habido múltiples intentos por modernizar al INA llamada a ser “la joya de la corona” de la empleabilidad y la inclusión social. Sin embargo, no es hasta ahora cuando por fin se vislumbra una luz al otro lado del túnel, gracias a la reforma a su Ley Orgánica aprobada por amplia mayoría en la Asamblea Legislativa en el pasado mes de diciembre.

Pocos días antes de su aprobación, el INA estrenaba jerarca, el sicólogo Andrés Romero, quien desde el inicio de la Administración Alvarado se había venido desempeñando como Subgerente Técnico del INA y participando muy activamente en el Plan Estratégico Institucional. Romero sustituyó a Andrés Valenciano que pasó a ocupar la cartera del Ministerio de Comercio Exterior.

Andrés Romero asegurar tener muy claro el reto que enfrenta en sus nuevas funciones, en razón del momento tan complejo que vive el país y el mundo, tanto por la pandemia, el creciente desempleo y por el constante y cada vez más acelerado cambio del mercado laboral, algo que obliga a las personas a adquirir nuevas habilidades y destrezas, y esperanzadas en que el INA tenga la capacidad de brindar esas capacitaciones.

Andrés Romero, presidente del INA

Ante ese panorama, aseguró Romero, la institución tiene que ser proactiva y no reactiva, capaz de actualizar su oferta curricular de manera rápida y preparar el talento que nos permita insertarnos con éxito en la Cuarta Revolución Industrial.  

Para lograr una institución más conectada con la realidad laboral y las exigencias del sector productivo –explicó-, se debe  operar desde una lógica prospectiva que impacte muy significativamente  la oferta curricular en sus 54 sedes y en sus en sus distintas modalidades:  presenciales, virtuales, horarios, tiempos y duración de las carreras, y sobre todo entendiendo a las poblaciones que se van a vincular con estos procesos formativos, tanto las personas jóvenes, como las que ya trabajan y necesitan reinventarse para no quedar obsoletos en un mercado laboral siempre cambiante.

¿Cuáles son las metas a corto y mediano plazo con la reforma a la ley?

El siguiente paso es la reglamentación de la ley y su implementación con lo que se espera resultados muy positivos para los próximos meses en todos los campos y muy particularmente en la formación ese talento humano que le de competitividad a las empresas, impulse la reactivación económica, contribuya en la atracción de inversión y al fortalecimiento de los mercados nacionales.

En la actualidad, los trabajos evolucionan, otros migran y otros desparecen. Los mercados laborales nunca habían evolucionado tan rápido como ahora y conforme cambian las ocupaciones, cambian las competencias, tanto para los que van a ingresar por primera vez a un trabajo, como para los que llevan años trabajando.

Para brindar de manera adecuada los servicios de formación y capacitación profesional, el INA necesita en primer lugar entender las dinámicas del mercado laboral para poder garantizar que estos servicios se presten de manera más rápida y que su oferta curricular esté siempre actualizada y eso comenzará a ocurrir en los próximos meses.

¿Cuáles fortalezas vio en usted el presidente Alvarado para nombrarlo en el cargo?

Por un lado, como subgerente Técnico del INA venía trabajando de lleno en su Plan Estratégico. Además, desde el 2012 he estado muy vinculado a temáticas de formación de personas y empleo. Uno de los trabajos que me encomendaron en aquel entonces fue la formulación, diseño e implementación del programa Empléate, del Ministerio de Trabajo, orientado a entender la demanda ocupacional coordinada con centros de formación públicos y privados, otorgando subsidios a jóvenes desempleados y potenciando su inclusión al mundo del trabajo. En paralelo, participé en la estructuración de un proyecto que se llama Sistema Nacional de Empleo. Vimos que la oferta de formación no estaba alineada con la demanda ocupacional, tampoco se generaba una búsqueda activa de la población en condiciones de vulnerabilidad, debido entre otras cosas al desempleo, y tampoco había una vinculación con el sector productivo para que una vez que las personas se formaran tuvieran la oportunidad de emplearse.  Pienso que mi experiencia en esos temas fue tomada en cuenta por el presidente.  

Por años vimos desfilar cantidad de diagnósticos para modernizar al INA. Entiendo que finalmente el Plan Estratégico Institucional si logró una buena radiografía de la institución y pudo identificar las soluciones. ¿Es así?

Efectivamente. Fue en esta administración que se formularon las preguntas existenciales que condujeron a las soluciones técnicas, jurídicas y financieras.

En los últimos años existía esa percepción de que el INA tenía carreras desfasadas del mercado de trabajo, pero con las reglas del juego del momento, era imposible hacer ajustes rápidos y avanzar. Desde el principio de la administración entendimos que para solucionar eso el elemento clave era la prospectiva, la inteligencia del mercado laboral. De esa manera el INA podría estar en función de esta Cuarta Revolución Industrial y contribuir con el talento humano del siglo 21. 

¿Cómo se labró el camino de la modernización?

Trabajando el Plan Estratégico propiciamos discusiones y debates, dentro y fuera de la institución, nos contactamos con agencias especializadas e institutos de formación del mundo. Así obteníamos información sobre el futuro del trabajo y sobre la Cuarta Revolución Industrial. Realmente se dio una discusión sectorial sobre el rol del INA de cara a la Cuarta Revolución Industrial, teniendo en la mira la inclusión social, la productividad y la competitividad de las empresas.

Los múltiples espacios de diálogo, internos y externos, dieron como resultado, entre otras cosas, la propuesta de Reforma a la Ley que fue discutida y aprobada por gran mayoría en la Asamblea Legislativa. Esa ley por fin, nos permite soltar amarras, ser más flexibles e incidir más en la sociedad aportando más talento humano que ayude a las empresas a ser más competitivas.

Los programas de inglés en el INA han sido duramente criticados desde siempre. ¿Cuáles cambios se plantea el INA en este tema tan importante para la empleabilidad?

El INA ha estado a su capacidad máxima con el inglés, y con una oferta de capacitación desfasada del mercado laboral. Con el apoyo del sector privado se armó una nueva currícula que pusimos en marcha este año en medio de la pandemia. Comenzamos también a trabajar en unos contratos para ejecutar servicios a través de terceros, pero con las reglas vigentes esos procesos tardaban más de un año, por toda la lógica y mecanismos y procedimientos de Contratación Administrativa. Ahora, la reforma a la Ley nos permite mecanismos ágiles de contratación de docentes debidamente capacitados, nos permite también vincular los programas de inglés con carreras de otras áreas y el otorgamiento de becas. Esto marcará un antes y un después. Además, ahora los programas de inglés están alineados al marco común europeo, factor clave para la atracción de inversión extranjera.

¿Cómo beneficiará esta modernización a las Pymes?

Mucho. A lo interno transformamos la Unidad Pyme en una Unidad de Fomento de Desarrollo Empresarial y habilitamos la vinculación de las pymes a Procomer, para que entiendan cuáles son los sectores tractores de la economía, con algún perfil exportador, y a partir de eso y de los servicios financieros que brindan algunas instituciones, el INA puede brindar el acompañamiento técnico que garanticen que estos créditos blandos tengan sentido y dirección y eso articulado con la capacitación y las becas.

Estoy muy optimista. Desde el inicio de la administración, sin dejar de lado la operación rutinaria, todos los funcionarios trabajamos duramente para lograr cambios estructurales, determinados a abrir más y mejores oportunidades de formación para todos los costarricenses.

Compartir:

Deja tu comentario

Este sitio utiliza Akismet para disminuir el spam. Aprenda más de como sus comentarios son procesados.