Transformación Digital Post-Covid

251
0
Compartir:

Ing.Alban Sánchez

 

Por: Albán Sánchez Cabezas

CEO Lantern Technologies

A los seres humanos, la pandemia del COVID19 nos mostró de la manera más cruda posible que, desafortunadamente, una adversidad de esta magnitud impacta sin distinción alguna a cualquiera y en cualquier parte del planeta. Conforme pasaron los meses los expertos entendieron que no bastaba con ser grande, fuerte, gordo o flaco, viejo o joven. Todos pudimos ser afectados por igual. Y que la única probabilidad estadística de protección que tenemos era casi una especie de azar de buena salud, derivada de un efecto compuesto de nuestros hábitos pasados de ejercicio, higiene y  alimentación. O simplemente por una mala chanza de nuestro ADN. No bastaba con empezar a ejercitarnos ahora de un día para otro, o correr todas las mañanas. Teníamos que haber construido un estilo de vida saludable.

Esta cruda enseñanza aplicó casi sin variación al mundo de las empresas también. Sin importar cuan grandes, consolidadas, jóvenes o centenarias, las compañías fueron arrasadas por una ola de inactividad económica sin precedente reciente. Y, al igual que nosotros los humanos, las empresas que habían construido un “estilo de vida” digital previo a la pandemia, estaban mucho más preparadas para afrontar la situación y reconvertirse rápidamente.

Si hay algo que debemos rescatar de esta pandemia a nivel de negocios, es que para las empresas la transformación digital es ahora tanto vacuna como vitamina. Sin duda, las empresas deben generar una estrategia digital que, al igual que la vacuna del Covid, les generará los anticuerpos para, al menos por algún tiempo, enfrentar cualquier crisis futura similar. Pero, además, como si la empresa se tratase de un organismo vivo, las tecnologías digitales que se implanten en las compañías post covid generarán fortalezas productivas diferenciadoras que no hubieran llegado tan aceleradamente, sino hubiera sido preciso por esta crisis.

En la industria, por ejemplo, las compañías que, con o sin saberlo, tenían ineficiencias productivas previas a la crisis, van de seguro a incorporar ahora mecanismos tecnológicos para medir mejor sus signos vitales de eficiencia energética, desperdicios, tiempos muertos o excesos de inventario.

La industria de servicios tendrá que “resetear” sus preconcepciones de lo que antes llamábamos “oficina” y migrar a una organización mixta donde sus colaboradores intercambian casi a discreción la casa y el trabajo. Y en donde los mecanismos de control le dan paso a modernos mecanismos de gestión por objetivos. Una especie de auto gerenciamiento se impondrá. Y las tecnologías digitales han convertido ya al trabajo en un espacio ubicuo y virtualizado.

Finalmente, el comercio y el turismo tendrán que aprender que el tipo de cliente digital que esperaban llegara en 10 o 15 años, viajó en el tiempo y se adelantó al presente. Y que los consumidores de sus productos y servicios navegan ahora en un espacio infinitamente basto de opciones de compra. Las habilidades para pescar nuevos clientes en ese océano virtual de consumo representan el reto de marketing digital más importante para los próximos años.

Para las empresas, salir airosos de esta pandemia no es solo sobrevivir a este bache económico, sino acostumbrarse a competir en un mundo infinitamente más conectado. Un mundo en donde tecnologías como el internet de las cosas, la inteligencia artificial, el big data, entre otras, generaran innumerables oportunidades de negocio. Y solo aquellos que aprendan a convivir con este ADN digital, estén aptos y preparados para ello, se mantendrán vigentes en esta nueva normalidad.

 

Albán Sánchez Cabezas

CEO Lantern Technologies

Compartir:

Deja tu comentario

Este sitio utiliza Akismet para disminuir el spam. Aprenda más de como sus comentarios son procesados.